Viernes 30 de Septiembre de 2022

Hoy es Viernes 30 de Septiembre de 2022 y son las 10:28 -

  • 13.8º

13.8°

Monte Maíz

INTERÉS GENERAL

4 de diciembre de 2021

PRODUCTOR RURAL CUESTIONÓ LA LEY AGROFORESTAL

ANTE EL MINISTRO DE AGRICULTURA SERGIO BUSSO EN UN ACTO EN EL COMPLEJO ECOLÓGICO DE MONTE MAÍZ

Un productor rural de Isla Verde, Ricardo “Tatalo” Uranga, cuestionó la entrega de algarrobos para la forestación rural y apuntó contra la Ley provincial de Agroforestación.

Lo hizo en el acto que se llevó a cabo en el Complejo Ecológico de Monte Maíz una vez que terminaron los discursos de Marcos Blanda, impulsor y responsable de dicha Ley y el Ministro de Agricultura y Ganadería de la provincia, Sergio Busso.

Pidió la palabra; le fue concedida, se acercó al atril, tomó el micrófono y dijo: “Yo les agradezco lo que ustedes están tratando de hacer pero creo que hay algunos errores bastantes groseros. Por empezar en nuestra zona no hay especies nativas. El algarrobo no es nativo de acá. Es nativo del norte de Córdoba y de otras zonas. Y los árboles no se manejan por fronteras humanas; sino que se manejan por ambientes. Y esos árboles son xerófitos porque son de zonas secas y problemáticas. Y son árboles que tienen muchos problemas para asimilar anhídrido carbónico y exhalar oxígeno. Y además tiene otro problema; y es que tienen espinas y que en nuestra zona no hay. Y si se hacen montes con esos árboles ni los animales van a poder andar. Nadie puede andar en la sombra de los algarrobos porque las espinas no te dejan ni caminar. En Ischilín hay un algarrobo centenario que es precioso pero, sin embargo, abajo del mismo no se puede caminar ni con suela de cemento por las espinas que tiene. Este plan de forestación nos exige a los productores un porcentaje del campo con plantas y si ustedes se fijan a su alrededor, todo lo que ve es plantado por nosotros. Somos los reyes de la forestación en esta zona. Y entonces nos quieren hacer pagar la deforestación del más del 90% que hubo en el norte de la provincia de Córdoba que fue hecha -por admisión o por omisión- con el aval de la provincia. No lo podemos negar a eso. Y sin embargo nos obligan a nosotros, que somos los reyes de la plantación, a forestar. Y miren todo lo que hemos plantado. Acá había únicamente paja brava y cortaderas y los árboles exóticos se han adaptado perfectamente y tienen mucho mejor oxigenación y prestaciones que los algarrobos. La verdad que yo no le veo sentido a que nos hagan plantar algarrobos. He vivido en el campo en un monte de 40 hectáreas de árboles plantados y no hay árboles de este tipo. No existen. Sería un problema grave que los hubiera”.

A esto, el Ministro de Agricultura Sergio Busso respondió: “Está bien que usted pueda hablar y dar su posición, Pero esta es una Ley que está muy legitimada ya que ha sido muy discutida y fue sancionada prácticamente por unanimidad. Y es una ley de la que han participado 50 instituciones para su elaboración. Entre ellas Universidades y el INTA. Y esas instituciones sostienen absolutamente este camino. Pero eso no quiere decir que uno sea el dueño de la verdad”.

A su vez, Uranga insistió: “Uno entiende que en esta zona nosotros no fuimos entendido ni comprendidos. Y le quiero decir algo al señor (Marcos Blanda, Secretario de Agricultura de la provincia) porque él habló de las bondades des de esta planta para la conservación de suelo, de agua y demás. Le quiero recordar algo a usted que es de la zona. A metros de acá, existía un ecosistema de los más importantes de la provincia de Córdoba y se destruyó completamente con el aval de la provincia. Y se trata de los “Bañados del Saladillo”. Nosotros luchamos para que no lo destruyan y de “arriba” venían las órdenes para que nos calláramos”.

Ante esta situación, Blanda dio una respuesta técnica sobre la Ley, aunque no quiso responder a las valoraciones que hizo Uranga. Al respecto, dijo el Secretario de Agricultura provincial: “Tiene razón usted si nos remontamos en la historia; puesto que esta era una zona de pastizales. La Pampa húmeda fue zona de pastizales. Y a su vez, se fue poblando con algarrobos por el ingreso de ganado vacuno que empezó a desparramar un cambio de ambiente. Y eso se dio porque el ganado vacuno comía la pastura natural; fertilizaba, comía la semilla y, en su tracto digestivo, generaba el nacimiento de esas plantas. Y ese era un equilibrio. El de la pastura natural y el del ganado. Y hoy tenemos un nuevo equilibrio. Quizás yo no sé si es tan equilibrado. Hoy estamos con la incorporación del maíz para sostener el sistema. Pero tampoco podemos dejar de entender o comprender que el sistema que hoy tenemos tiene sus defectos. Pero es –o tiene- un equilibrio. Porque si no teníamos grupos extremos que nos decía que la Pampa húmeda volviera a ser pastizales o pasturas nativas. Y no hay forma de que así sea. Hacemos agricultura y hacemos ganadería pero hay que generar equilibrio. Parte de esa generación de equilibrio es la incorporación de la forestación. Y hay muchos amigos míos que tienen campo y tienen plantaciones y se llaman “Los algarrobos”. Casualmente porque el algarrobo tiene la capacidad de adaptarse fácilmente a diferentes ambientes. Y es cierto; es xerofítica y tiene espinas. Y al tener espinas favorece su implantación y su trabajo. Pero presta servicios ambientales al igual que estos otros árboles que hoy vemos por acá. Y esa es la virtud que tiene la ley. No hay que poner una sola especie. La virtud de la Ley es que pide que tengamos un piso ambiental. Estamos hablando de tres plantas de ejemplares forestales por hectárea productiva. Cuando lo ponemos en números y somos objetivos, hablamos de un campo de 100 hectáreas con 300 árboles. Necesitamos volver a un equilibrio que sea sustentable. Hace 60 años generábamos 4 millones de toneladas de granos; principalmente trigo y maíz. Y hoy estamos generando 40 millones de toneladas de granos. Y eso necesita tener otro análisis y otras herramientas. Y los árboles son muy necesarios para equilibrar el sistema”, concluyó.

La explicación del funcionario no pareció convencer a Uranga quien se retiró sin llevarse los ejemplares de algarrobo. Fue un momento bastante incómodo para los funcionarios quienes, de todas maneras, valoraron la opinión del productor y le dieron una respuesta a sus inquietudes.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!