Domingo 16 de Enero de 2022

Hoy es Domingo 16 de Enero de 2022 y son las 07:06 ULTIMOS TITULOS:

  • 21.9º

21.9°

Monte Maíz

INTERÉS GENERAL

5 de diciembre de 2021

UN LIBRO EN HOMENAJE AL NEGRO RONDEAU

LO ESCRIBIÓ JAVIER MARCUCCI, PERIODISTA DEPORTIVO DE COLONIA BISMARCK, RADICADO EN NEUQUÉN

Después de que Javier Marcucci, el periodista deportivo bismarquense radicado en el sur de nuestro país, escribiera un libro a su ídolo de carne y hueso, como es Roberto “el negro” Rondeau, convocamos a Radio Línea al futbolista de la década del 70 y el 80 que lo marcó a Javier Marcucci por su forma de tratar la pelota y le produjo profunda admiración, cuando era un niño y adolescente e iba a ver los partidos donde jugaba el negro. Muy pocas veces se ha visto en el país que alguien le dedique un homenaje, en este caso plasmado en un libro, a su ídolo de todos los tiempos y no precisamente el ídolo archifamoso que salen en los grandes medios, sino que es el ídolo de aquí no más, el ídolo que él tenía cercano, el que veía en las canchas cuando los domingos iba a los partidos de la Beccar Varela.

El homenajeado Negro Rondeau estuvo en Radio Línea y ante semejante caricia que recibió de la vida por parte de su admirador que nunca lo hubiera imaginado, a quien no lo conocía, con gran emoción dijo: "la verdad que todavía no lo puedo creer, Javier ha hecho todo él y lo ha hecho con mucho trabajo y con un gran amor, porque realmente es difícil encontrar una persona que te brinde este tipo de cosas, un fenómeno realmente". 

Cuándo se enteró de la novedad:

"Un día domingo estábamos pintando el dormitorio en mi casa de Isla Verde con mi señora y empezaron a llamar de distintos números de teléfono, las características de esos teléfonos no las había visto nunca. Cuando me lo comentó Javier mucho no le creía, pero cuando empezó decirme que era de Bismarck, que iba a ver a Recreativo, yo pensé este muchacho conoce toda mi historia. Le dije que no lo podía creer, pero que sí, que estaba dispuesto a charlar. También me habló de Ruggeri, porque el cabezón fue el que le dio el número mío. Javier me propuso esto de escribir un libro, yo no podía creer que una persona me quisiera hacer un libro y justamente a mí, habiendo tantos jugadores que han ganado grandes cosas, el mismo cabezón Ruggeri a quien le mandé mi libro. Le dije cabezón vos saliste campeón del mundo yo que jugué en la región chacarera tengo libro escrito, nos hemos reído mucho con el cabezón.

Javier relata cosas desde que yo salí de mi pueblo en la provincia de Río Negro, que se llama Sierra Colorada cerca de Bariloche, un pueblito de unas 200 personas. Yo viví toda la vida en el campo con mi padre y mi abuelo hasta los 8 años en que fui al colegio. De chiquito ya me gustaba mucho el fútbol, en el corral de las ovejas le robábamos las medias a mi viejo, le poníamos nylon adentro y jugábamos con mi hermano. En ese momento no teníamos fútbol infantil y menos club, era un desierto donde vivíamos nosotros. Voy cada vez que puedo a mi pueblo, está un poco más grande, está distinto, han hecho el pavimento, hay un montón de cosas que antes no había, ni siquiera había hospital.

 

Ya hace muchos años que vivo en Isla Verde, me quedé ahí porque la gente me recibió muy bien, pero debe hacer seis o siete años que no voy a una cancha de fútbol, miro mucho fútbol en televisión y soy hincha de River".

 

La historia del negro en la zona:

A Recreativo llegué en el 83, (ese año fue el último campeonato del lomo negro en la Beccar Varela), yo venía de jugar de Talleres de Córdoba, había jugado el Metropolitano, el Nacional y el último técnico con quién estuve fue con Labruna. Tuve posibilidades buenas de irme a otro lado, pero nos quedamos ahí. Jugué para Argentino la final con Lambert en el 88, lamento mucho haberla perdido. Para mí fue un honor haber jugado ese partido con el Trinche Carlovich y haberle dado el último pase para el gol, Carlovich era una persona cerrada, de no hablar mucho, venía a entrenar un día viernes, hacía lo que tenía que hacer y se iba, pero no era muy comunicativo. Era un tipo rarísimo porque aunque lo llamaron para jugar en la selección argentina no fue, cuando cualquiera moriría por jugar en la selección.

También jugué en Lambert, tuve la suerte jugar en los dos clubes de Monte Maíz y eso que no es fácil jugar en los dos equipos de un pueblo. Lo tuve a Zarantonello de técnico y a Pitín Josa. También jugué en Corralense, luego de jugar en la Selección Juvenil Rosarina con 17 años y me tocó marcar a Maradona que tenía 15 años cuando nos enfrentamos a la Selección Juvenil Argentina".

 

FUENTE: multimediosmaldoni.tv



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!