Raquel Morel Vulliéz - Víctima del Cuento del Tío

UNA MUJER DE MONTE MAÍZ FUE ESTAFADA MEDIANTE EL ARDID DEL CUENTO DEL TÍO. PERDIÓ $100.000 Y SE ENDEUDÓ EN $450.000

Un nuevo caso de estafa mediante la modalidad del “Cuento del Tío” se produjo en Monte Maíz el lunes 24 de setiembre. Raquel Morel Vulliéz, una mujer de 70 años, fue sorprendida por un llamado telefónico en horas de la siesta, a las 13:30 hs. aproximadamente cuando hacía pocos minutos se había acostado. Desde el otro lado de la línea, con un número de característica de Buenos Aires, un señor, que dijo ser Escribano Público, le comunicó que a través de Samsung se había hecho acreedora de un Premio de $80.000 en efectivo y un Smart TV de 50´´. Y que al aparato lo podía retirar en Frávega en Buenos Aires. La mujer respondió que ella podía retirar el TV en Córdoba donde viaja habitualmente para tratarse de una enfermedad. Le dijeron que no había problemas y que iban a hacer el trámite pertinente para que lo pudiera retirar en Córdoba.

Al momento de explicar la modalidad del Premio en efectivo le piden que vaya a un Cajero donde habitualmente cobra la jubilación y que él le iba a indicar la manera en que le iban a transferir el dinero.

Una vez en el Cajero Bancor, de calle Jujuy y Buenos Aires de nuestra localidad, la vuelven a contactar y le indican como transferir el dinero de su Cuenta a otra que supuestamente pertenece al Sr. Emiliano Gastón Pérez. La mujer confiada acepta hacer dicha transacción siempre creyendo que el resultado iba a ser inverso a lo ocurrido. Es decir, ella esperaba que le transfirieran dinero a su Cuenta correspondiente al Premio al que se había hecho acreedora. Pero, en realidad, le estaban haciendo transferir dinero desde su Cuenta a la Cuenta de quien hablaba por teléfono o de un tercero. Fue así que la primera transferencia que hizo fue de $20.000 que ella tenía en su Cuenta. Allí comenzó a dudar y le pidió que no le fuera a sacar la plata que tenía en su Cuenta ahorrada porque la tenía para viajar a Córdoba al médico.

Sin percatarse aun definitivamente de la estafa continuó siguiendo las instrucciones del supuesto Escribano, Carlos Alberto Guyot Mat. 2030, que fue quien la contactó desde un principio. Éste, no conforme con robarle los $20.000 que tenía, la guió de tal forma que la mujer realizó una operación en el Cajero mediante la cual obtuvo un Préstamo instantáneos de $80.000 que luego, mediante el mismo ardid del supuesto Escribano, volvió a transferir a la misma Cuenta de Pérez.

En ese momento, una vez consumada la estafa, la mujer se da cuenta del error cometido ya que se percató de que su Cuenta estaba vacía. Allí reaccionó que se trataba de una estafa con lo cual acudió a la Comisaría de Monte Maíz donde radicó la denuncia por el hecho. Desde allí le facilitaron algunos contactos para comunicarse con el Banco Nación ya que de esa Entidad es la Cuenta a la que fue el dinero pero aún no hubo una respuesta satisfactoria al respecto. Ni bien se retome la actividad Bancaria este día miércoles se podrá averiguar si es posible recuperar el dinero o si se perdió definitivamente.

De ser así, la mujer no solo habrá perdido $100.000 que depositó voluntariamente a una Cuenta extraña, confundida por el relato de un supuesto Escribano, sino que deberá hacer frente a un Préstamo que tomó mediante Cajero Automático, el cual deberá abonar o devolver en 75 cuotas de casi $6.000. De consumarse definitivamente la estafa. La mujer deberá abonar casi $450.000 en el curso de los próximos seis años.

Los números telefónicos de donde provinieron las llamadas son: 11-21613560 y 11-33587495.

El dinero de la Sra. Raquel fue depositado en una Cuenta del Banco Nación cuyo CBU es: 0110213230021305949015. Quien llamó informando sobre el Premio dijo ser el Escribano Carlos Alberto Guyot, Mat. 2030 y el supuesto Titular de la Cuenta en la que se depositaron los $100.000 sería un hombre llamado Emiliano Gastón Pérez.

La mujer estafada dijo que se sintió todo el tiempo confundida y aturdida por la habilidad al hablar de su interlocutor y por el calor que hacía en el sector de Cajeros Automáticos de Bancor. Todo ello jugó en contra de su lucidez para percatarse de que estaba siendo víctima de una verdadera estafa.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »