Sábado 11 de Julio de 2020

Hoy es Sábado 11 de Julio de 2020 y son las 07:44 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 0.4º
  • Despejado

0.4°

Monte Maíz

GENTE

28 de julio de 2019

LOS TITOS CUMPLEN 72 AÑOS DE CASADOS

Tito Hernández - Tita Chialvo

SE TRATA DE DOMINGA "TITA" CHIALVO Y ROBERTO "TITO" HERNÁNDEZ. TODA UNA VIDA JUNTOS

Dominga María “La Tita” Chialvo (90) y Roberto Alfredo “Tito” Hernández (95) están a punto de cumplir 72 años de casados. El 31 de julio de 1947 se casaron por Civil y fue Don José Laudi, encargado del Registro Civil, quien ofició de Juez para el enlace.

Tuvieron una ceremonia emotiva y luego una reunión simple y familiar a la que asistieron los más allegados. De Luna de Miel se fueron a Rosario y luego disfrutaron de su matrimonio como lo hacen aún hoy. Son gente de trabajo, de mucho trabajo y de toda la vida. A tal punto que Tito todavía repara artefactos y herramientas de trabajo aunque ahora lo hace solo por hobby.

Tita dijo que no se casaron por Iglesia porque su marido no es creyente; ella se ríe porque dice que en ocasiones ha encomendado a sus nietos a la Virgen. Y él afirma todo el tiempo su condición de no creyente.

“Los Titos”, así conocidos por todos ya que ambos comparten el mismo apodo (Tito y Tita) se conocieron cuando eran muy jóvenes. Fue en un baile en la cancha de Lambert. En lo que actualmente es la cancha cubierta de Básquet. Allí había una pista (el viejo playón) donde se realizaban los bailes.

Tito se fue al Servicio Militar, a San Luis, y luego de un paso por Mendoza, ya que se golpeó una rodilla y debió ser trasladado hacia esa ciudad, al Hospital Regional, retornó a Monte Maíz y se casó con Tita. Ambos recuerdan que volvió Gordo y pelado. Pesaba 90 kilos cuando volvió del Servicio y le cortaron el pelo un día antes de recibir la Baja temporaria.

Tita expresó al respecto: “Yo me casé muy joven; todavía no tenía 18 años. Lo conocí a mi marido cuando tenía 15 años”. Cuando Tito volvió del Servicio Militar ella estaba en un campo de sus tíos en Colonia Bismarck. Y mientras Tito estuvo en la conscripción su Padre vendió el criadero de chanchos que tenía en Monte Maíz y había comprado un campo al lado del de los tíos de Tita. Fue así que se volvieron a encontrar.

Dijo Tito al respecto: “Yo ni sabía que mi familia estaba ahí. Me enteré cuando llegué. Y ahí nos pusimos de novio en serio y después nos casamos. La verdad que la tuvimos que luchar toda la vida. Hoy yo veo que la gente se queja. Y yo le digo a todos; ¿para qué se quejan? Hoy estamos en la gloria. Y no estoy hablando de política sino de condiciones de vida. Ya teníamos dos hijos nosotros, creo que el más grande tenía 14 años, cuando pude comprarme una radito (radio pequeña) de cuatro pilas. Ahora tenemos cuatro televisores”, dijo sonriendo.

En tanto Tita reafirma los dichos de su esposo: “Siempre trabajamos hombro a hombro. Yo siempre al lado de mi marido. Le he ayudado en todo”. Y Tito inmediatamente lo reconoce: “Me ha ayudado en todo. Ha cortado maíz y ha hecho de todo. Y yo igual. No hay trabajo que yo no sepa hacer”, describió.

Tita contó que cuando tenía diez años fueron desalojados de un campo en el cual trabajaba su familia y se fueron a vivir a Mataco (Colonia Barge). Allí recién comenzó a ir a la escuela; hizo Primer Inferior y Superior (1° y 2° Grado respectivamente de aquellos años). Eran 6 hermanos. Todos los días su Padre y sus dos hermanos más grandes salían con el arado tirado por seis caballos y se iban a trabajar al campo mientras su Madre, ella y sus hermanos más chicos se quedaban en la casa: “Pero toda mi vida trabajé. Mi hermano más chico era bebé cuando yo tenía 8 años y mi mamá me ponía una silla alta para que yo llegara para lavar los pañales de mi hermano. Y no me arrepiento porque yo siempre fui así y quise mucho a mi familia. Y fui muy feliz en mi infancia, en mi adolescencia y siempre. Fuimos siempre muy unidos con mis hermanos. No había televisión, no había radio y no había nada. Entonces en la mesa siempre charlábamos. Nos cargábamos y nos reíamos. Era una mesa hermosa”, recordó Tita. Agregó que era una familia muy linda y que su madre siempre fue muy laburadora: “Ella nunca compraba nada porque en mi casa siempre había todo; producto del trabajo de mis padres. Había verduras, huevos, frutas, gallinas; de todo había”.

El “cafizo” Hernández, como lo llamaban a Tito –por su buen vestir- tenía dos hermanos. Siempre trabajaron también pero Tita dijo que ellos lograron hacer algo cuando se separaron de la sociedad y se fueron a vivir solos: “Cuando uno se casa hay que ir a vivir solos. Lo peor que se puede hacer es vivir con la familia”, expresó.

Pese a todo; ambos dijeron que siempre fueron muy compañeros y que trabajaron muy duro para lograr lo que hoy tienen. Para mantenerse tantos años juntos, ambos coinciden en que el respeto, del uno por el otro, es lo esencial: “El matrimonio es lindo; no es feo. Siempre y cuando ambos tiren parejos. Porque el matrimonio es una sociedad”, concluyó Tito.

Hoy continúan viviendo en Monte Maíz. Tienen dos hijos, Mirta Y Oscar; 6 nietas y dos nietos; 11 Bisnietos y una Tataranieta. Una de las nietas y un bisnieto viven en Alemania junto a su familia. El próximo martes cumplirán 72 años de casados. Algo poco común con los tiempos que corren.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »