Dr. Facundo Manes - Neurocientífico

EL NEUROCIENTÍFICO ABORDÓ LA REALIDAD SOCIAL DESDE DISTINTOS ÁMBITOS DEL CONOCIMIENTO. RECOMENDÓ FOMENTAR EMPATÍA E INVERTIR EN EDUCACIÓN

En el marco de la cena anual de la empresa Morel Vulliez S.A. hablamos con el Dr. Facundo Manes, Neurocientífico, quien a través del conocimiento y la ciencia traza un paralelismo con la realidad social, presente, pasada y futura de nuestro país.

En diálogo con Canal 2, el Dr. Manes dijo: “La solución para nuestro país es invertir en educación, en ciencia y tecnología y aplicar el conocimiento a toda la economía argentina. Si nosotros no mejoramos el valor agregado y no generamos el empleo de calidad y la riqueza no vamos a poder tener una sociedad más igualitaria. Le quiero sacar presión al campo; el campo hizo los deberes y por eso es un ejemplo. Le agregó tecnología al trabajo y conocimiento; y por eso produce más. Pero 45 millones de habitantes no pueden vivir del campo. Por eso creo que hay que trabajar en una economía basada en la tecnología, en la ciencia propia y vinculada a la producción. Y para eso hay que educar a la gente. Además la gente tiene que tener salud y todo lo demás. Es un proceso lento y en el medio hay que proteger a la gente más vulnerable y hay que tener paciencia. No hay otra. Esto es como cuando alguien quiere adelgazar  y cree que lo puede hacer con una pastillita mágica; no existe eso, hay que hacer un esfuerzo. Y eso es lo que necesita el país. No el esfuerzo que hemos hecho hasta ahora, sin propósito. Porque acá venimos haciendo un esfuerzo desde hace cuarenta años pero siempre estamos en el mismo lugar. Debemos empezar a hacer un esfuerzo que valga la pena”.

Manes piensa que este es un Proyecto a mediano plazo: “Argentina en diez años puede llegar a ser un país muy diferente. Nadie cambia de un día para el otro, sobre todo cuando no producimos lo que necesitamos para vivir. Además hay que hacer que la gente pueda comer; y ahí hay que poner énfasis en proteger a los sectores más vulnerables. A modo de ejemplo; en Medicina, el Hospital tiene dos áreas; la de la Guardia donde está la emergencia y la de los consultorios donde los pacientes pueden esperar. Por eso todo el Hospital no es la Guardia. El Hospital tiene prevención, vacunas, maternidad, clínica médica, etc. Si la Argentina fuera un Hospital sería la Guardia nomás. Porque estamos siempre en emergencia”, explicó.

Durante la charla que brindó en la cena explicó que es necesario fomentar la empatía entre los argentinos; ponerse en el lugar del otro y considerar que más allá de que el otro piense distinto a nosotros debemos considerar que algo en común podemos encontrar entre todos.

Algo similar nos contestó cuando le preguntamos sobre cómo afecta una crisis económica en la mente de las personas: “Si seguimos peleándonos en esta grieta  vamos a continuar igual que hasta ahora. Argentina no se puede dar el lujo de estar en dos países diferentes. Es decir; si gana alguien nos aliamos a Estados Unidos y si gana el otro nos aliamos a Rusia. No podemos seguir así. Tenemos que tener un proyecto de país estratégico, más allá de los Partidos Políticos o de los líderes ocasionales temporarios. No hay que olvidarse que el líder político es un servidor público transitorio. Hasta ahora los argentinos hemos probado de todo; menos el camino del desarrollo. Debemos generar un programa estratégico para que el esfuerzo, la inversión y el trabajo impacten en el PBI. Y esto es como en la medicina, si vos tenés un paciente con neumonía, diabetes, hipertensión y colesterol alto, el paciente va a tener algunos síntomas de malestar. Y el médico puede tratar los síntomas; y eso está bien. Pero en la Argentina venimos tratando los síntomas hace 40 años. Pero no tratamos la neumonía, la diabetes; etc. Y esto, sería tratar cómo podemos generar  la riqueza para 45 millones y cómo vamos a educar a la sociedad. Si no se hace esto, van a pasar diez años y vamos a estar hablando de lo mismo. Y si no abordamos los temas de base, en diez años vamos a estar peor que ahora”.

Sobre el diagnóstico del problema de la Argentina expresó: “Nuestro país está sobrediagnosticado; todos sabemos que tenemos problemas de pobreza, de hambre, de mal nutrición, de educación y de falta de un proyecto estratégico. Lo que nos falta es el tratamiento. Pero si nos ponemos a pensar un poco, llegamos a la conclusión de que el tratamiento lo tenemos, pero no lo usamos. Y eso pasa porque cuando los políticos llegan al poder quieren permanecer en el. Y utilizan todo su poder mental en evitar la zancadilla política o utilizar esa zancadilla en contra de otro. Por eso la sociedad argentina debe pedir por esto. Como cuando pidió por la democracia en su momento. Y mientras eso no se pida la solución no va a llegar porque el político no le da importancia a lo que no da votos. En los últimos años el marketing tuvo más que ver con la vida argentina que en tratar el hambre, la desnutrición infantil, la educación, la salud, la ciencia y la tecnología. En síntesis, el marketing tuvo más prevalencia en la Argentina que el tratamiento de los problemas y que los pilares del desarrollo”, concluyó.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »