Miércoles 18 de Mayo de 2022

Hoy es Miércoles 18 de Mayo de 2022 y son las 17:32 -

  • 14.1º

14.1°

Monte Maíz

POLICIALES

12 de diciembre de 2019

PRESUNTO CASO DE ACOSO SEXUAL A UNA NIÑA

OCURRIÓ EL MARTES A LA TARDE EN CALLE BUENOS AIRES, AL FRENTE DEL PARQUECITO

Una mujer domiciliada en Monte Maíz, Paula Baravaglio (37), Profesora de Inglés, denunció vía Whatsapp un presunto caso de acoso sexual  por parte de un hombre, mayor de edad, contra una niña.

La mujer definió a este hombre como un “señor” mayor, de unos 75 años, de pelo blanco y que está siempre sentado en una reposera en la vereda de su casa, al lado de la Pinturería de pallaviccini, sobre calle Buenos Aires. Dijo que el martes por la tarde este hombre le pidió a una niña, menor de edad, que lo ayudara a entrar a su casa porque tenía miedo de caerse. La niña accedió a eso y lo acompañó hasta el hall. En ese momento, el hombre le cerró la puerta quedando la niña del lado de adentro de la casa junto a este señor. Dijo que la agarró de los brazos y se le vino encima. La niña, horrorizada por la situación, lo empujó y logró escapar.

La menor llegó corriendo y llorando a la casa de la denunciante y le contó lo sucedido. Inmediatamente se radicó la denuncia Policial correspondiente, según lo expuesto en el mensaje de Whatsapp. Sin embargo, la mujer se siente indignada ya que el hombre sigue sentado afuera en el mismo lugar de siempre.

Su vivienda está al frente del parquecito inclusivo y es una cuadra muy transitada por los niños ya que hace poco tiempo se ha instado una heladería a escasos metros del lugar.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
Anonimo

Comentario
Hasta cuando Va a seguir este señor haciendo lo mismo un día lo van a agarrar y le van a hacer cosas peores viejo verde

Responder

Nombre
M.A

Comentario
Ese señor cuando yo cruce por esa vereda para ir a la terminal vieja me dijo barbaridades, yo apenas tenía 15 años y cuando estaba esperando el colectivo desde la otra vereda me hacía señas desagradables, me asusté tanto que tuve que llamar a mí papá para que se quede conmigo esperando.

Responder