Viernes 21 de Junio de 2024

Hoy es Viernes 21 de Junio de 2024 y son las 08:58 - EL RING RAJE DEL PICAPORTE / PROPUESTAS CULTURALES PARA EL FINDE LARGO / SE AGRANDA EL 107 DE VILLA MARÍA / VIVIENDAS SEMILLA POSTERGADAS / ACTO OFICIAL DEL DÍA DE LA BANDERA / INCAUTARON MERCADERÍA DE VENDEDORES AMBULANTES / SE RESISTÍA A ABANDONAR EL BOLICHE / OLIMPO SE QUEDÓ CON EL TORNEO DE SENIOR / HECHOS POLICIALES DEL FIN DE SEMANA / CANALS: RECUPERAN MOTO ROBADA / VACACIONES DE INVIERNO EN MENDOZA / FPA CONTROLÓ CAMIÓN EN CAMILO ALDAO / PASO A LA INMORTALIDAD DE MANUEL BELGRANO / EMANUEL ROMERO EN EL 107 DE VILLA MARÍA / CONVOCATORIA A SESIÓN MIXTA DE CONCEJO / PRONÓSTICO EXTENDIDO PARA LOS PRÓXIMOS SIETE DÍAS / LEONES: NIÑO DE 5 AÑOS MURIÓ TRAS CAER A UN ALJIBE / VUELCO EN SOLITARIO DE UNA PICK UP EN LEONES / PICADAS DE MOTOS EN RUTA PROVINCIAL Nº 12 / FUERTE CAÍDA DE LAS VENTAS PARA EL DÍA DEL PADRE /

15.2°

Monte Maíz

CULTURA

7 de febrero de 2021

CAMINANDO PARAÍSOS: DIARIO DE UN VIAJERO

SE TRATA DE UN LIBRO ESCRITO POR HERNÁN BRANDONI DE NUESTRA LOCALIDAD

Un viajero de Monte Maíz, Hernán Brandoni (28), decidió volcar sus experiencias vividas durante sus estadías en 8 países de Sudamérica en un libro. Por el momento hay una pre edición y muy pronto estará disponible la versión digital.

Desde el 2014 a la fecha, Hernán estuvo en Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela, Perú y Brasil entre otros. Contó que su primero viaje fue junto a un amigo, Jorge Savi, también de nuestra localidad, y que se alojaban en Hostel, aunque muchas veces lo hicieron en campings.

Refiriéndose a ello, contó: “Estábamos preparados para todo. Incluso para llevar adelante aventuras “extremas”. En un momento nos compramos una “bombilla de vida”; la misma parece una lapicera grande que tiene unos filtros de carbono, que sirve para tomar cualquier tipo de agua porque elimina todas las bacterias y demás. Igualmente, compramos un montón de cosas que después no usamos. La experiencia de los viajes nos indicó que solo se usa el 20% de lo que uno lleva en la mochila. Aunque de ese 80% restante no se puede prescindir porque son cosas muy útiles que pueden servir ante cualquier emergencia”.

En sus palabras, explicó que durante el 2020 no viajó por la pandemia: “Yo llegué de la última gira a fines de octubre de 2019. Ese año estuve todo el tiempo en Brasil –fueron 14 meses-. Si bien yo había llevado dinero que tenía ahorrado, mi oficio de carpintero y mi pasión malabarista me ayudaron mucho”, explicó Hernán quien debió aprender a hacer malabares durante los primeros viajes para poder generar recursos y sobrevivir. Aunque también se dedicó a vender flan casero; el mismo fue furor en Quito, Ecuador.

Sobre su último viaje dijo: “Viajé de Rosario a Salvador de Bahía (Brasil) en avión. Llegué a Universo Pol que es un Hostal en el que había trabajado la segunda vez que me fui. Ahí había pegado mucha onda con los pibes –los dueños son chicos argentinos-. Ellos tienen un hostel todo fabricado en cañas de bambú. La primera vez llegué cuando ya habían terminado la construcción así que me puse a hacer detalles; muebles, lámparas, etc. Fue un desafío muy importante porque nunca había trabajado con caña de bambú. Y en mi último viaje volví y los chicos me abrieron las puertas así que me quedé 7 meses haciendo trabajos de carpintería. El lugar se llama Morro de Sao Pablo. Luego me fui a hacer una vuelta a la isla con una compañera, una novia que me acompañó en esos tiempos y le dimos la vuelta a la isla caminando. Luego volvimos al Morro y me quedé en una comunidad durante 3 semanas”.

En esa vuelta a la isla, Hernán comenzó a escribir una especie de diario de viaje aunque sin pensar en hacer un libro, sino solo para tener registro de cosas que iba viviendo: “Yo escribía lo que me pasaba en ese momento pero no de una manera literaria”, explicó.

Luego, y mientras estaba en Brasil, comenzó a escribir lo que recordaba de los viales anteriores. Y a su regreso a Monte Maíz, mientras buscaba información para hacer la ciudadanía italiana, ya entrado el verano 2019/20, llegó el mes de marzo que trajo la pandemia de coronavirus. Eso hizo postergar su viaje a Italia. Y el encierro hizo que comenzar a escribir en el Word pero ya planeándolo como un libro. Aunque no esperaba hacerlo público.

Por lo tanto, desde marzo del 2020 hasta diciembre del mismo año estuvo escribiendo sobre sus viajes, apoyado siempre en sus apuntes de aquellos días. Cuando estaba por finalizar su trabajo, se puso en contacto con Lurdes Cucco, estudiante de Letras, también de Monte Maíz, quien le dio un vuelco literario a sus escritos. De esa manera, fue tomando forma, lo que ya es un libro llamado “Caminando Paraísos”. También recibió la ayuda y el aporte de Lisandro Ripoll, Diseñador Gráfico de Monte Maíz.

En las próximas semanas estará lista una versión digital y de acuerdo a su éxito se hará la edición impresa correspondiente.

 



COMPARTIR:

Comentarios