SE TRATA DEL COMEDOR DE ANA MARÍA DE RITTA DE CALLE MENDOZA. NO PUEDEN PAGAR EL GAS

Los efectos del “Tarifazo” en los servicios se hacen sentir cada vez más y ponen en riesgo lugares de contención de los sectores más vulnerables de la sociedad. En nuestra localidad la empresa Gas de Monte Maíz S.A. hace un gran esfuerzo para que todos los vecinos puedan hacer frente a los aumentos, que llegan establecidos desde el ENARGAS (Ente Nacional Regulador del Gas), y se establecen plazos especiales y la posibilidad de pagar la factura en dos cuotas. Pese a ello hay vecinos e instituciones que aun así no pueden hacer frente a los incrementos de este servicio.

En la mañana de Radiolínea la Sra. Ana María de Ritta puso en duda la continuidad del Comedor Comunitario que funciona en su casa de calle mendoza al 2000 desde hace muchísimos años. Los fines de semana son 18 las familias que asisten en busca de un plato de comida y, en los últimos meses, ese número se ha incrementado. En el lugar también funciona la heladera social donde los más necesitados pueden ir todos los días a retirar alimentos. También se reparte ropa y calzado para niños, adolescentes y adultos.

En declaraciones radiales Ana María expresó su preocupación por los costos de la factura que ponen en jaque su ayuda comunitaria de toda la vida: “Yo estoy amargada y triste y supongo que habrá mucha gente en la misma condición que yo. En casa somos mi marido y yo únicamente. Yo estoy en silla de ruedas, mi esposo sufrió dos ACV en la última semana y eso hace que ambos estemos en tratamiento con distintos especialistas. Eso nos demanda mucho dinero porque todos cobran entre $800 y $1.000. Y lo único que nosotros tenemos son nuestras jubilaciones para hacer frente a todo. Y ahora me llega una boleta de gas de $3.000; yo tengo solamente un calefactor chiquito que lo tengo en piloto y la cocina. Yo no gasto gas en el agua caliente porque tengo un calefón eléctrico. Se me hace imposible pagar esa boleta. Es cierto que te dan dos cuotas pero además me llegó más de $600 de agua y junto a la mitad de la boleta de gas yo tendría que pagar más de $2.000. Yo lo que más siento es que si esto sigue así voy a tener que cerrar el comedor porque los sábados es cuando más usamos la cocina; se prende el horno y las hornallas porque hay que hacer mucha comida. En lo que respecta a la mercadería y a la carne no es problema porque en eso la gente está colaborando muchísimo pero cada vez hay más gente que viene a pedir. Si yo tengo que cerrar el comedor a mí se me va la vida porque tengo que dejar a toda esa gente sin un plato de comida caliente, sin una frazada, sin unas zapatillitas para los chicos; es terrible para mí”, lamentó.

Debido a esta situación Ana María pidió ayuda a las grandes Firmas empresariales de Monte Maíz para que la ayuden aunque sea con $100 cada uno para poder pagar el gas. Con sus palabras dijo: “La gente está acostumbrada al trabajo que hacemos, yo ya no puedo hacer mucho pero hay un grupo de chicas que viene y cocina para toda la gente. Yo quisiera pedir a las grandes Firmas de nuestro pueblo, no al sector trabajador porque deben estar en nuestra misma situación, si nos pueden ayudar aunque sea con $100 por mes cada una, durante julio y agosto, para poder pagar los servicios y no tener que cerrar el comedor. Por mí que lo corten al gas, pero no quiero cerrar el comedor porque hay mucha gente que lo necesita”, concluyó.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »